HOME CONTACT LINKS PRESS / PRENSA / JOURNALISMUS Last actualized: November 15
th;
2016;  by Hubert Weber ©
WINES / VINOS / WEINE SPIRITS / SPIRITUOSEN / ESPIRITUOSAS CONSULTING
CUISINE / REZEPTE / BAR TOURISM / TURISMUS / TURISMO CULTURA / CULTURE / KULTUR
ALREDEDOR DEL VINO / ARROUND THE WINE / RUND UM DEN WEIN
WINE-PHILOSOPHY / PHILOSOPHIA ENOLOGICA / WEIN-PHILOSOFIE
  EINKAUFEN / WHERE TO BUY / COMPRAS

Desde el jardin

Hubert Weber (34) es el enólogo de la tradicional Bodega Cavas de Weinert, además de creador profesional y cocinero aficionado.
Aquí su historia.
Cuando el joven Hubert escuchó la recomendación, clavó sus celestes ojos en el orientador vocacional; pensó en las tardes en que recolectaba hongos en las afueras de Niederwichtrach, Suiza, y en los deliciosos jugos de manzana que preparaba para él y sus amigos.
El hombre le había descubierto un futuro en la industria alimenticia, y no se equivocaba.
El camino lo desvió él mismo, la tarde en que montó la bicicleta para ir a arreglar una pasantía en una fábrica de jugos de manzana: equivocó la vía y fue a dar a un pequeño pueblo en el que había una bodega, a las afueras de Berna.
Entró sin dudar y preguntó.
Quien podría haberle vaticinado en ese momento que 18 años después y a más de diez mil kilómetros de allí, caminaría por el amplio jardín de Bodegas Weinert, en Mendoza.
De pronto se detiene, huele el aire y dice sonriente: .la enología y la cocina son juegos aromáticos en los que se debe buscar la armonía..
Paseamos bajo unos pinos que se mueven con la brisa agradable de la siesta. .
Me gusta pararme acá porque es un punto en el que se concentran los aromas del jardín..
De hecho, a la resina del pino y al pasto fresco, hay que sumarle ciertas flores y el olor vinoso de la bodega.
Estudió en Waedenswill, Zürich, realizó pasantías en bodegas y participó del concurso anual de catación nacional en 1989.
Ubicado en entre los mejores, su nombre fue publicado por la prensa junto con su teléfono, que no demoró en sonar.
Del otro lado de la línea se encontraba Lidia Zuberbuehler, una importadora de vinos argentinos que lo consultaba como catador.
Tiempo después, mientras trabajaba como enólogo en Riem, Daepp & Co., Lidia lo invitó a una feria de vinos en Berna.
El primero de abril de 1989 probé el Cavas 85; todavía mi favorito..
Hubert sabía que dentro de la rígida tradición europea la labor de un enólogo es poco creativa.
Comenzó a buscar un destino donde llevar adelante sus proyectos cuando su camino volvió a encontrarse con Weinert.
Don Bernardo -dueño de la bodega- había preguntado a Lidia por un enólogo suizo que quisiera realizar un año de residencia en la bodega.
El 21 de enero de 1996 aterricé en Argentina sin hablar una palabra de castellano y con una idea algo equivocada de este país; tanto, que había vendido mi
Citröen pensando que no había rutas asfaltadas.
Todavía me arrepiento., confiesa divertido.
Ahora nos encontramos en la blanca cocina de su casa, mientras en el living juega Benjamín, su primer hijo.
Aquí tiene un depósito de frutas y verduras que seca o guarda en el freezer para luego utilizar en sus platos.
Opina que la buena cocina debe ser simple, cotidiana y económica. .
Yo cocino con lo que hay, mezclando los sabores; y dicen que soy un experto en ensaladas: tengo creadas más de cien recetas, afirma.
En cuanto al vino, le gusta que tenga carácter, que sea único.
Desde que abandonó Europa su vida cambió para siempre.
La distancia, los nuevos amigos, el matrimonio con María, los hijos, los proyectos. .
La enología es el arte de tomar decisiones; no sólo de variables para crear un vino, sino también acerca del momento preciso para tomarlas y llevarlas a la práctica.
Creo que de mi profesión aprendí a aprovechar las oportunidades cuando se presentan..
En el hall de la bodega los turistas están degustando alborotados.
Nos estrechamos la mano para despedirnos.
.Me gustaría que probaras alguna de
esas cosas que preparo., dice y espero.
Finalmente trae una copa que huele a pasas de uva. .
Es jugo de Chardonnay sin fermentar; lo preparo para los chicos que nos visitan y les encanta..
Afuera los pinos siguen bailando sobre el jardín que reinventa primaveras soñadas para este suizo que hizo de la viña su lugar en el mundo.