HOME CONTACT LINKS PRESS / PRENSA / JOURNALISMUS Last actualized: November 15th; 2016;  by Hubert Weber ©
WINES / VINOS / WEINE SPIRITS / SPIRITUOSEN / ESPIRITUOSAS CONSULTING
CUISINE / REZEPTE / BAR TOURISM / TURISMUS / TURISMO CULTURA / CULTURE / KULTUR
ALREDEDOR DEL VINO / ARROUND THE WINE / RUND UM DEN WEIN
WINE-PHILOSOPHY / PHILOSOPHIA ENOLOGICA / WEIN-PHILOSOFIE
  EINKAUFEN / WHERE TO BUY / COMPRAS
Con sello de autor
 
Cuando se habla de vinos, específicamente de la identidad de un vino, hay dos elementos que son insoslayables.
Uno es la zona donde crece la vid: un clima determinado, con un perfil de suelo, con una topografía, con un tipo de amplitud térmica, darán un tipo de frutos y en consecuencia
un vino particular.
Eso por un lado.
Por el otro está la mano del hombre, la impronta de una persona que busca deliberadamente elaborar un estilo de vino determinado.
A grandes rasgos, podríamos decir que estos son los dos elementos más trascendentes de un vino; la región donde nacen las vides y el trabajo de las personas encarnan los conceptos claves en la elaboración de un vino: el de terruño.
Justamente de este segundo punto trata este artículo: cada vino tiene su artífice o, para decirlo con mayor precisión, su inmensa cantidad de artífices, que van desde el podador
hasta la persona que decidió hacer los trabajos en bodega, o dejarlo en barricas americanas y no francesas.
Así es el vino: una concatenación de procesos parciales trabajados por un vasto número de humanidades que, con más onda o menos onda, con más o menos vocación, los ejecutan.
Ahora, ¿qué sucede cuando en gran parte de esos momentos hay una figura responsable detrás? ¿Qué pasa si en la mayoría de las instancias decisivas del proceso productivo de un vino, es una sola la persona la que definió cómo se poda, cuánto se le deja de producción a la planta, en qué punto de madurez se cosecha, cómo se trabaja el mosto, qué levaduras se usan, a qué barrica va y por cuánto tiempo? ¿Eso es finalmente un vino de autor? Digamos que, técnicamente, si se quiere, sí, eso es un vino de autor. Pero de una manera no técnica -y más ligada a la intimidad del vino- puede decirse que, en realidad, el hecho de estar detrás de cada momento lo que le permite a un hacedor de vinos es la chance de aplicarle su propia impronta, su propia intención, su argumento. Ahí está; los conceptos de impronta, intención y argumento son capaces de definir bastante bien lo que un vino de autor debería ser. Aquí algunos grandes ejemplares.

Hubert Weber Winemaker Selection 2007
Hubert Weber, Mendoza, $ 150
Diferente a todo es este blend de aromas calcáreos aunque maduros y un poco alocados.
De perfil más bien europeo, es jugoso y fluido pero a su vez muy concentrado y con volumen de boca.
Tiene una gran acidez, y los taninos aún muy marcados, así que mejor guardarlo al menos un año más.
90 puntos

Para leer todo el reportaje de Giorgio Benedetti: http://www.cronista.com/contenidos/2012/03/23/noticia_0020.html