HOME CONTACT LINKS PRESS / PRENSA / JOURNALISMUS Last actualized: November 15
th;
2016;  by Hubert Weber ©
WINES / VINOS / WEINE SPIRITS / SPIRITUOSEN / ESPIRITUOSAS CONSULTING
CUISINE / REZEPTE / BAR TOURISM / TURISMUS / TURISMO CULTURA / CULTURE / KULTUR
ALREDEDOR DEL VINO / ARROUND THE WINE / RUND UM DEN WEIN
WINE-PHILOSOPHY / PHILOSOPHIA ENOLOGICA / WEIN-PHILOSOFIE
  EINKAUFEN / WHERE TO BUY / COMPRAS
Lujo europeoensuelo local
Entrevista a Cecile Adam. El emprendimiento Entre Cielos combina hotel, spa y viñedos.
En 6 años cosechó varios premios. Ahora no hay condiciones económicas adecuadas para hacer inversiones similares.
Adam nació en marzo del '70, hija de padre suizo y madre noruega. Estudió Profesorado en Educación y luego realizó un MBA en Management. Trabajó como jefa de recursos humanos en una empresa de productos medicinales hasta que decidió viajar por el mundo para analizar donde desarrollar otros proyectos, hasta que llegó a Mendoza en 2009. Disfruta de su tiempo libre haciendo cabalgatas y ski, además de su afición por descubrir vinos. Foto: FBLComunicación.

Por G.F.Bazán y F. Lancia
nye@diariouno.net.ar

Cecile Adam es una de las propietarias y brand ambassador de Entre Cielos Wine Luxury Resort & Spa, el hotel de lujo ubicado en Vistalba, en Luján de Cuyo. Nacida en Suiza, llegó a Mendoza junto con otros socios y amigos en busca de una aventura y con ganas de trabajar en una historia de vida nueva.

El proyecto final fue más grande de lo previsto, pero Cecile sostiene estar maravillada con Mendoza y los viñedos, además de haber obtenido muy buenos resultados durante el primer tiempo de apertura del hotel. Como si fuera poco, obtuvieron reconocimientos importantes en materia de hotelería y turismo, como los premios locales e internacionales otorgados por la red Great Wine Capitals.

Además del hotel y el spa, que incluye un hamam o baño turco al estilo europeo, Entre Cielos tiene su propia línea de vinos: Marantal Classic y Gran Marantal, que han sido reconocidos por la guía Descorchados como uno de los grandes vinos argentinos. Hay que destacar que el Marantal Classic Malbec 2010 recibió 91 puntos y el Gran Marantal Malbec, de la misma cosecha, alcanzó los 93 puntos, e ingresaron entre los top 20 de los mejores Malbec argentinos.

–¿Cómo surgió el proyecto de Entre Cielos?

–La idea nació hace 6 años, con un grupo de amigos que planificamos en forma permanente nuevas cosas para nuestras vidas, más allá de Suiza. Tenemos expectativas más grandes que simplemente las tradicionales, en cuanto a tener un trabajo, ingresos fijos y la familia. Una de las integrantes (Daniela) tiene mucha creatividad y siempre tuvo el sueño de tener un hotel, y yo no quería quedarme en Suiza. Quería salir a descubrir el mundo y por otro lado David Waeger (otro de los socios) es analista bancario y piloto, y tiene mucha visión y capacidad de análisis económico. Entre todos, que teníamos diferentes ideas y capacidades, decidimos embarcarnos en la idea. No queríamos hacerlo con 60 años, fue el momento justo.

–¿Cómo llegaron a Mendoza?

–Llegamos acá luego que analizamos los mercados ideales para montar un emprendimiento turístico. Al final quedaron Argentina y Francia, donde vimos propiedades y visitamos castillos y chateaus muy lindos, todas propiedades con viñedos.

Lo mismo hicimos acá, visitamos Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. Así que nunca fuimos turistas en Argentina, fue interesante conocer el país de esa manera. Cuando hicimos la elección, llegamos en las vacaciones de primavera de Europa.

Estuvimos tres semanas con todo el grupo, viajamos por el país visitando propiedades y el terreno de Vistalba no estaba en la lista. No nos lo habían ofrecido y cuando nos mostraron la propiedad todos nos quedamos admirados. Esa admiración que nos generó el lugar es el sentimiento que se refleja hoy en todo Entre Cielos: el nombre, el estilo, el concepto. Porque no habíamos venido a hacer un proyecto de esta magnitud, sino con la idea de comprar una estancia y hacer un pequeño hotel, nada más.

–¿Qué los decidió finalmente para invertir en Argentina?

–La Argentina la elegimos porque no está cerca de Europa y eso nos da aún mayores diferencias y experiencias. Era un desafío mayor y es lo que queremos. Un nuevo idioma y la energía de este país, que tiene una gran inmensidad, con muchísimas cosas para hacer y con la posibilidad que nos dieron hace tres años. Nos transmitieron un sentimiento de bienvenida como inversores que no es común de cada país.

–¿De cuánto fue la inversión inicial?

–Fue mucho más de lo que pensábamos al comienzo. Veníamos con la idea de invertir U$S1,5 millones de y al final terminamos invirtiendo unos $15 millones. Nos adaptamos a las opciones locales (arquitectos, diseñadores, etcétera) y al turismo que está creciendo. Por ello ajustamos todo para que el producto se pueda vender tanto a nivel nacional como internacional: un hotel, hamam, dos restoranes, negocio, viñedos. Es muy grande el concepto, pero son todas cosas que nacieron acá en Mendoza.

–¿La idea del hamam de dónde la trajeron? Ya que en Mendoza no había nada parecido…

–La primera idea es como muy egoísta porque en Suiza es muy común asistir a un hamam, por lo general una vez por semana. Así que en mi caso, era por propio gusto, lo mismo para mis socios. Al principio fue difícil implementar la idea, ya que las innovaciones culturales en los argentinos son difíciles.

Pero comenzamos a realizar algunos focus group contándoles cómo sería y al final lo hicimos para complementar la idea del hotel de lujo, porque con el correr de los días nos fuimos dando cuenta de que queríamos vivir de esto. Y además, darle a Mendoza un hotel de estas características vinculado al vino, ya que hace cuatro años no había tantos. Y un hotel de lujo necesita un spa. Fue así que nos decidimos por el hamam. Además es un negocio que se autofinancia y comercialmente es independiente del hotel.

–¿El hamam que instalaron es parecido a los europeos?

–Sí, porque se trata de una cultura de 500 años, donde el concepto es un circuito de baños: de vapor, exfoliación, pileta y piedras calientes. Aquí es lo mismo que en todas partes del mundo. Sólo se adaptó un poco al estilo moderno y más privado, porque algunos en el mundo son más públicos. Aquí se adaptó y organizó al estilo de los argentinos.

–¿Y los viñedos?

–Bueno, lo primero que hicimos fue plantar el viñedo con Huber Weber (enólogo suizo que vive en la Argentina), después hicimos el hamam y luego el hotel para poder abrirlo en una temporada intermedia. Después de un año funcionó muy bien, cubriendo costos y ahora estamos contentos porque ya es un negocio.

–¿Qué significó para ustedes ganar el oro mundial en la categoría experiencias innovadoras en el concurso de las Grandes Capitales del Vino?

–Primero, nunca pensé que íbamos a ganar porque somos extranjeros y supuse que iban a elegir a emprendimientos más conocidos o más antiguos. La verdad es que fue una verdadera sorpresa y un gran honor. Después en Florencia, Italia, ganamos el oro mundial y fue otra sorpresa muy grande. La verdad, fue muy linda experiencia y estamos muy agradecidos.

–Dentro del hotel, hay una habitación que flota en el viñedo ¿cómo se les ocurrió esto?

–Un poco como el hamam y como todo lo que paso en Entre Cielos. Alguien tuvo el sueño alguna vez de tener una casa en los árboles. De hecho, en el mundo hay varios hoteles de casas en los árboles. Y encontramos un arquitecto alemán que es especialista en esto y nos hizo tres o cuatro diseños para colocar una habitación en el medio del viñedo. Lo hicimos flotante y hubo que adaptar algunos materiales, pero la gente lo usa de manera permanente, inclusive en invierno.

–¿Cómo definirías tu vivencia en Argentina?

–Este país me encanta, me fascina su gente y hay algo que no me deja ir. Con todos los problemas que tienen y todas las oportunidades que se pierden, a veces me resulta muy raro o difícil de entender cómo no hay una revuelta o una protesta masiva. No lo entiendo. Lo veo muy individualista o egoísta, como que cada uno se preocupa por su vida. En Europa se piensa un poco más en la vida común. Aquí muchas veces se sobrevive a situaciones difíciles, eso es una lástima.

–A pesar de todas las variables, ¿volverían a elegir a este país para proyectar un negocio?

–Si estuviéramos aún con las condiciones del 2009 seguro que sí. Pero con las condiciones actuales no. Los costos variaron, al igual que la inseguridad y las limitaciones que les pusieron a los extranjeros. Pero la verdad es que nos sorprende lo que hicimos, y agradezco el lugar y el equipo que tenemos. Estamos muy contentos con lo que logramos con Entre Cielos.

–¿Qué proyecto tienen hacia adelante?

–Nosotros venimos con la perspectiva de estar cinco años. Realizamos un sueño y después seguimos creando en otro lado, seguimos recorriendo el mundo, que es grande y el tiempo de vida corto. Así que seguiré participando en algún otro proyecto en otro lado y con otra cultura, pero igual de atractivo que este

 
http://www.diariouno.com.ar/economia/Lujo-europeo-en-el-suelo-local--20130726-0125.html